Montañas las Brujas

La tradición popular ha llevado hasta nuestros días este peculiar topónimo para un pequeño montículo de tierra y piedra.

No hay nada documentado ni leyendas o historias que se conozcan. Pero, es muy probable que fuera el escenario de rituales religiosos y de prácticas de carácter mágico o simbólico o quizá nos lleve a prácticas de la Inquisición contra mujeres acusadas de brujería.

La montaña las Brujas ya en décadas más cercanas, sí se convirtió en un lugar de juegos infantiles, un lugar al que ir a merendar y a pasar un buen rato.